México en la piel

Por una bendita casualidad del destino, en días recientes tuve la oportunidad de andar de turista en mi ciudad.  Recibí a un grupo de amigos extranjeros y me tocó el honor de guiarlos por esta hermosísima ciudad tan llena de historia, tan rica culturalmente, tan caótica pero apasionante, tan colorida, con tantos olores, sabores, tan llena de contrastes y tan cargada de alma y personalidad.

Dentro de nuestros recorridos, pasamos por una cooperativa donde se trabaja de distintas formas el agave, una de las muchas especies endémicas que esta preciosa tierra le dio al mundo.

También por estas fechas, curiosamente, llegó a mis manos información sobre el proyecto de Adriana Azuara, empresaria mexicana quien hace siete años lanzó una marca cosmética de lujo bajo el nombre de AgaveSPA.

Adriana siempre ha sentido pasión por nuestra cultura y admira esta forma en la que la herbolaria y los rituales iban tan conectados con el culto a la madre naturaleza. Fue así como se le ocurrió llevar a otro nivel el nombre de México -país al que ama y que, en cinco palabras considera: Cálido, alegre, mágico, ancestral y místico; y creó toda una línea de belleza con un ingrediente principal que engloba la tremenda riqueza de México: el agave azul.

Así creó una línea de productos que, bajo el sello de AgaveSPA, y con lo mejor de la tecnología internacional, recogen las propiedades de esta planta tan nuestra, de donde nace nada más y nada menos que le tequila, encierran en cada gota lo mejor de nuestra cultura y desarrollan al máximo su potencial.

Para Adriana, la belleza, más allá de la apariencia física es un estado de bienestar integral y el resultado de creer día a día en uno mismo. Claro que, ayudarse y cuidarse para lucir como nos gusta, tampoco está de más.

Cuando AgaveSPA estaba por salir a la luz, su fundadora se inspiró en un solo principio:  “De acuerdo a la cultura Náhuatl, Mayahuel, la Diosa Lunar era la propia planta deidificada y el agave purificaba el cuerpo y el alma. El agave es el corazón de México y la inspiración de la marca”.

Y así es cómo Adriana logró que quien use su producto tenga el gran honor de llevar, literalmente, a México en la piel.

Supe de esta historia casi al mismo tiempo en que visitaba los magueyales cercanos a Teotihuacán; mientras tomaba aire para llegar hasta lo más alto de la Pirámide del Sol (no lo logré, pero prometo que a la otra sí llego), y veía la grandeza de esta tierra, y  no pude hacer sino agradecer al destino por haberme hecho el enorme favor de permitirme nacer, crecer y vivir aquí.

FELICES PASOS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s