Nadie cocina mejor que ella…

… Y me refiero a mi mamá, por supuesto. Sí, sí, ustedes dirán que no, que es su mamá y no la mía quien cocina mejor pero les aseguro que están en un error.

Esta premisa simpática en la superficie, tiene una tremenda carga cultural y es lo que platicaba el otro día, durante la cena de presentación de Tequila Cazadores, con mi amigo René Rentería, a quien llevaba tiempo sin ver, y fue esta bebida cristalina añejada en barricas en los Altos de Jalisco quien nos reunió y nos dio oportunidad entre sorbo y sorbo de ponernos al día.

Además de ser un respetado somellier y de conocer a fondo el mundo de la gastronomía, René es un hombre sensible; me refiero a que tiene felling para apreciar ciertas cosas y así, entre un cóctel y otro, y entre un sorbo y otro de Cazadores Cristalino, la charla nos fue llevando hacia los aromáticos rincones de las cocinas de las madres mexicanas.

Es cierto, y lo digo con  MUCHO orgullo, que de unos años a la fecha, el movimiento culinario nacional ha cobrado gran importancia y se ha colado en la escena internacional; y no se requiere ser un sibarita de altos vuelos para comprobarlo. Este bendito país nos provee de tantas cosas y de ingredientes tan maravillosos (de nada, mundo, por el chocolate), que en cada rincón, en cada puesto uno puede descubrir todo un universo de sabores. De hecho, y lo comentaba con René, uno de los mejores falafel que he probado en mi vida fue en abril pasado, en un restaurante en San Cristóbal de las Casas.

Pues a propósito de esto y de toda la historia y el amor que puede haber detrás de un plato de comida, René me comentaba que en su experiencia entrevistando a los más grandes chefs de México y el mundo, la respuesta siempre era la misma: aprendí a cocinar por mi mamá.

Comentábamos, mientras nos metíamos entre pecho y espalda un ceviche que no tenía desperdicio, un steak en mole de jamaica por el que sigo suspirando y un Crème brûlée de mamey, cada platillo acompañado con un cocktail hecho a base de Cazadores cristalino,  que es verdad que hay un interesante movimiento de chefs mexicanos, hombres en su mayoría y que todo los remite a la cocina de su madre. A la magia que las mamás crean haciendo banquetes deliciosos con aparentemente nada, y a todo el bagaje cultural que cada platillo, por sencillo que parezca, encierra.

Ambos coincidimos en que sería lindo ver más mujeres brillando detrás de las grandes cocinas y compartiendo esa sabiduría y sazón que sin pretenderlo, nos heredan con amor y una pizca de sal, nuestras madres.

Ese jueves terminó perfecto, con Mariachis interpretando los temas que enchinan la piel de cualquier mexicano, y con el tequila que, con su textura y cuerpo me hizo serle infiel a mi muy querido señor mezcal (pero, créanme, valió la pena).

Salud, por mi mamá (quien por cierto es tequilera de hueso colorado), la que mejor cocina en el mundo.

FELICES PASOS

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s