“Deberías darme las gracias”

La mala suerte y mi alma despistada me hicieron una jugarreta hace unos días, cuando mi computadora portátil tuvo a mal salir disparada cual proyectil para estrellarse sobre el dedo chiquito de mi pie derecho…OUCH! (Por cierto, uno piensa que la Mac Book Air es liviana hasta qué cosas así suceden y te percatas que todo es cuestión de perspectiva, porque a la hora del impacto la sentí más pesada que los últimos moderadores del debate presidencial).

El caso es que, con dedo hinchado y aquel dolorón fui a dar a Urgencias del hospital para cerciorarme que la berenjena que tenía por pata, no estuviera rota. Milagrosamente y luego de las placas, los médicos me avisaron que no había fractura.

Toda esa travesía fue acompañada por mi santa progenitora quien no tuvo más remedio que pastorear a su chamaca.

Una vez que me dieron de alta, mi madre tuvo a bien gritarme en pleno hospital:

“¿Ves? Al final me debes a mí que no se te rompió el pie y que tengas huesos fuertes , porque a pesar de que eras malcriada y melindrosa, desde chiquita te arrinconaba hasta que te acababas el Danonino. De nada”

Un comentario sobre ““Deberías darme las gracias”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s